Los leggins son prendas increíblemente cómodas y ligeras que han llegado al mercado de la moda para quedarse definitivamente. De las características que más destacan de estas piezas de ropa están su versatilidad y comodidad, por lo que son de las prendas favoritas de muchas féminas hoy en día.

Lo mejor del caso es que pueden ser usados en todas las edades sin ninguna limitación, contrario a lo que algunas puedan decir o pensar. El secreto está en encontrar los accesorios correctos para combinarlos.

Lo que algunas deberían tener en consideración es que estas prendas, con todo y lo versátiles que puedan ser, no deberían ser usadas como jeans o medias, sobre todo si tienen un color muy fuerte como el rojo o el amarillo.

Es por esta misma razón que hay que tener muchísimo cuidado al momento de combinarlo con ciertas prendas porque los resultados podrían no ser los más favorables para quien los lleva. Con el fin de evitar ciertos errores, hablaremos un poco sobre las mejores formas de combinar unos leggins rojos, el cual es un color complicado.

Leggins rojos con blusa negra

Todas sabemos que el rojo es un poco complicado de combinar por su intensidad y vistosidad, por lo que se debe tener mucho cuidado cuando se va a usar una prenda de este color, ya que no siempre será fácil combinar.

Por fortuna, existen colores como el negro que quedan a la perfección con todos los demás y que siempre será una estupenda opción para sacarnos de apuros cuando más lo necesitamos. Esto es lo que ocurre con el look del cual precederemos a hablar.

Cuando se tienen unos leggins de un color tan difícil como este, la mejor prenda para combinarlo siempre será una de color negro. Además de que crean un contraste fabuloso, la blusa permite que toda la atención vaya a hacia tus leggins que es lo que seguramente quieres.

Lo que si deberías tomar en cuenta es el estilo que vas a usar porque no se recomienda que sean tan ajustadas en este caso. Si ya tus leggins son lo suficientemente pegados al cuerpo, no deberías usar una blusa que lo sea por estética. No es un pecado capital que lo hagas, pero sería inconveniente si deseas conservar cierto equilibrio en tu look.

En cuanto a los zapatos, podrías optar por unas sandalias o botines rojos que te hagan lucir elegante a pesar de estar usando unas prendas que no lo sean. Los tacones le van a agregar cierto estilo y sofisticación a tu atuendo, por lo que van a ser muy recomendables.

En caso de que no poseas zapatos de tacón de color rojo, no hay ningún problema en que los cambies por unos negros ya que posees una blusa negra y el efecto será muy parecido al deseado.

Leggins rojos con blusa blanca

Si existe un color igual de fácil de combinar como el negro, es el blanco. Casi siempre va a ir bien con todo, por lo que también es una estupenda opción a la hora de combinar con el rojo. Un color neutro unido con otro que no lo sea, siempre será una buena elección mientras se usen las prendas y los accesorios adecuados para ello.

Teniendo en cuenta lo que hemos dicho anteriormente, una blusa blanca sería una estupenda alternativa para combinar con leggins rojos. Al igual que el caso anterior, se crearía un contraste muy bonito con ambos colores y, además, el protagonismo se lo van a llevar completo los leggins que, se supone, es lo que tú deseas.

Aquí también aplicaría lo mismo que el atuendo anterior cuando decimos que la blusa no deberías ser tan ajustada como los leggins. Si los leggins quedan pegados al cuerpo, la blusa debería ser un poco más ancha para generar un equilibrio entre ambas prendas.

En cuanto al calzado, al igual que con el look previo, deberías usar unos tacones que vayan a juego con alguna de las dos prendas que estás usando. Los zapatos de tacón rojos son la mejor opción posible porque se le sigue dando importancia al color protagonista, pero también pueden ser reemplazados por unos de color blanco para que haga juego con la blusa.