Es increíble como los vestidos azules se han convertido en prendas cada vez más cotizadas por mujeres deseosas de experimentar con colores que antes ignoraban. Si bien este no era uno de los tonos preferidos en vestidos, eso ha cambiado radicalmente en el mundo de la moda. Ahora, mujeres de todas las edades y características físicas están usando con mayor frecuencia prendas de color azul ya que este queda bien con cualquier tono de piel y cabello. 

A pesar de que hemos dicho que los vestidos azules van bien con cualquier tono de piel y cabello, suelen resaltan mucho en las mujeres rubias con tez muy clara. En el caso de las mujeres con tez morena, se les suele recomendar que opten por tonos azules luminosos que realcen su hermoso tono de piel. Luego de que se ha hecho una selección adecuada del tono de azul para la piel, ya se está lista para pasar al siguiente nivel y hacer la elección de las piezas y formas con las que se puede combinar un lindo vestido azul.

Vestido suelto y tacones

Un vestido azul holgado va a lucir fabuloso con todos los tipos de cuerpo y colores de piel gracias a su enorme versatilidad. Una de las mejores características de una prenda como esta es que se adapta perfectamente bien a tu figura sea como sea. Incluso si tu cintura no es tan fina como desearías que fuera, la tela suelta va disimular cualquier imperfección que desees ocultar de la vista de los demás.

Es muy importante que escojas un vestido que sea de tu talla y no una superior ni inferior porque el efecto podría no ser el que quieres. Si escoges un vestido demasiado apretado prensando que va a entallas más tu figura estás muy equivocada porque solo vas a lograr que se note más lo que no deseas que esté a la vista. Por otro lado, si escoges un vestido demasiado ancho, tu cuerpo también va a lucir más ancho de lo que en realidad es.

En cuento al calzado, lo más recomendable sería que escogieras unos con tacones altos, ya sean sandalias o botines. De esta forma, vas a verte mucho más alta y estilizada, sobre todo en el área de tus piernas y pantorrillas. El color debería ser azul al igual que el vestido, pero el negro tampoco quedaría nada mal.

Vestido azul ajustado con tacones

La diferencia entre este look y el anterior es el riesgo de usar un vestido ajustado y no uno de tela suelta. Aunque sea un look un poco más arriesgado, no tienes por qué limitarte ni sentirte cohibida, sino todo lo contrario. Hay vestidos que por muy ajustados que puedan verse son aptos para muchos tipos de cuerpo, incluidos aquellos que no sean extremadamente delgados. Simplemente tienes que escoger una tela que te favorezca y te estilice.

Aquí aplica el mismo consejo que ya te dimos previamente. Recuerda que debes escoger una talla adecuada a tu cuerpo que no te quede ni muy apretada ni muy holgada. Si vas a escoger un vestido que ya de por si te va a quedar ajustado, imagina que mal se vería si seleccionaras una talle menor a la tuya. Si eliges una talla muy holgada, hay ciertos tipos de vestido en los que se te puede hacer una bolsa muy desagradable que no te va a favorecer en lo más mínimo. Siempre la mejor opción será usar tu talla, aunque pienses que no se ala correcta en algunas prendas. 

En cuanto a los zapatos, puedes elegir unos que sean parecidos a los que te aconsejamos en el primer look. Todo lo que debes recordar es que no deberías usar un color muy opuesto al azul como el rojo o el verde. Sin embargo, hay muchas mujeres que se arriesgan a usar estos colores juntos y pueden llegar a lucir realmente bien.

El mismo color que finalmente hayas elegido para los zapatos, lo deberías usar en el resto de los accesorios que vayas a incluir en el atuendo como lo son la cartera, los pendientes, las pulseras o los collares. Siempre que haya una correcta combinación entre todos estos elementos, se perdona que el color de los mismos sea algo opuesto al vestido.